martes, 30 de octubre de 2018

La borrasca Adrián deja 10 muertos en Italia

Plaza y Basílica San Marcos, Venecia. Foto: Stefano Mazzola/ Awakening/ Getty Images

Los bomberos han realizado más de 7.000 intervenciones en 48 horas, sobre todo en Liguria, Toscana, Lazio, Veneto, Friuli-Venezia Giulia y Lombardía.

por Daniel Verdú

Las escuelas amanecieron el lunes cerradas. Las calles de Roma se vaciaron y algunos vuelos fueron cancelados o retrasados por el fuerte viento que golpeaba el aeropuerto de Fiumicino. El Coliseo, los Foros o la colina del Palatino quedaron cerrados al público. Cayeron árboles que cortaron algunas avenidas. Fue el primer aviso. Las intensas tormentas y vientos que azotan Italia desde el domingo, provocadas por la borrasca Adrián, la primera en recibir nombre en el Mediterráneo, se han cobrado la vida ya de al menos 10 personas, según el primer balance de protección civil. Además de las cinco víctimas ya identificadas el lunes, un hombre murió en el Veneto, en el noreste del país, por la caída de un árbol, así como un bombero en el sur del Tirol, en el norte, cuando participaba en operaciones de socorro. Una mujer murió por un alud de agua y rocas en su casa en el norte de Trentino, según han precisado las autoridades.

A estas siete víctimas se suman tres cadáveres recuperados por los servicios de emergencia en las últimas horas. Un balance sin parangón en los últimos tiempos que, además, ha ido acompañado de espectaculares fenómenos como la mayor aqua alta en Venecia de la última década. La marea ha subido hasta los 156 centímetros sobre el nivel del mar, el máximo desde 2008 y la cuarta mayor cifra registrada en la historia, lo que ha provocado la inundación de sus calles y de la plaza de San Marcos, así como la suspensión de la red de transporte público urbano, los vaporetti. Los colegios y los hospitales están cerrados y se ha pedido a la población que permanezca en sus casas.

En solo 48 horas ha habido más de 7.000 operaciones de rescate ejecutadas por 5.800 bomberos en toda Italia. La situación es especialmente complicada en las regiones de Liguria, Toscana, Lazio, Veneto, Friuli-Venezia Giulia, Lombardía. En Liguria, más de 20.000 personas están sin electricidad; el aeropuerto de la capital, Génova, ha cerrado y hay graves daños en el puerto de Rapallo al vencerse parte de la presa. La tormenta no hace distinción y una multitud de yates, también el de personajes como Silvio Berlusconi, quedaron a la deriva y terminaron empotrados en la costa. En ese lugar 19 personas, que estuvieron durante horas atrapadas, fueron rescatadas por los bomberos.

El pueblo de Portofino, en la Riviera italiana, está aislado porque la carretera provincial 227 ya no existe. Otras localidades como Santa Caterina, en la región de Puglia, también están incomunicadas. En la región de Trentino-Alto Adigio, hay alrededor de 170 personas, incluidos turistas y personal de un hotel, bloqueados desde el sábado en el paso del Stelvio por una extraordinaria nevada de casi metro y medio.

El primer ministro, Giuseppe Conte, ha firmado una declaración para la movilización del servicio de Protección Civil y el ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, envió una circular a las delegaciones de Gobierno para instarles a valorar la necesidad de cerrar escuelas y edificios públicos, a fin de limitar los trayectos de personas y garantizar su seguridad. El tiempo ha mejorado algo este martes, pero continúan la alerta roja y naranja en una gran parte del país. A partir de mañana se prevé que vuelva la lluvia y caigan las temperaturas en picado.
Fuente:
Daniel Verdú, La borrasca Adrián deja 10 muertos en Italia, 30/10/18, El País. Consultado 30/10/18.

No hay comentarios:

Publicar un comentario