martes, 8 de mayo de 2018

Alesandri aumentó más del 500 por ciento la tarifa del agua de Embalse

El intendente de Embalse, Federico Alesandri (a la derecha con gorra), anunció el aumento en la tarifa de agua de red en la radio Delta Embalse, el sábado 21 de abril de 2018. Foto: Radio Delta Embalse

A instancias del intendente de Embalse, Federico Alesandri, en esta localidad se incrementó sustancialmente la tarifa del agua de red; que sigue saliendo de las canillas con color desagradable, además de repulsiva al gusto y al olfato.

por Cristian Basualdo

SALÓN LAS BRASAS, Embalse, 7 mayo 2018.- El Concejo Deliberante aprobó un aumento de más del 500 por ciento en la tarifa del agua de red, que rige para los consumos de mayo. En el escalón básico el metro cúbico pasó de valer $ 1,86 a $ 9,83, mientras que en el máximo pasó de valer $ 9,61 a $ 50,69. Votaron a favor del aumento los concejales Sandra Rivarola (Unión por Córdoba, UpC), Juan Ignacio Alesandri (UpC), Estela Rincón (UpC), y Luis Cussa (Juntos por Córdoba, JpC); en contra votó la concejal Andrea Ochart (JpC); estuvieron ausentes los concejales Mariano Bracalente (UpC) y Cynthia Sánchez (Embalse Podemos).

El aumento comenzó a gestarse unas 3 semanas atrás, con el envío de una nota al Concejo Deliberante por parte del intendente de Embalse, Federico Alesandri, solicitando el tratamiento urgente de la adecuación tarifaria para el servicio de agua corriente, nota que llevaba adjunto el proyecto de ordenanza que el Concejo debía aprobar.

Alesandri señaló que “se han realizado las inversiones necesarias en las remodelaciones de las plantas de tratamiento de agua en un trabajo mancomunado entre Municipio, Provincia y Cooperativa” (conviene recordar esta frase, luego hablaremos de ella). Además puso a modo de ejemplo que “la Cooperativa de Embalse por la prestación del servicio de agua corriente percibe actualmente $ 1,86 el metro cúbico de agua y las Cooperativas de la zona como ser la Cooperativa de Santa Rosa percibe la cantidad de $ 10,22 el metro cúbico de agua, como así también la Cooperativa de Villa del Dique la suma de $ 10,08”.

El Concejo aprobó la ordenanza en primera lectura, y el 26 de abril se realizó la correspondiente Audiencia Pública que contó con la asistencia de unos 30 vecinos de la localidad, y fue presidida por Mariano Bracalente, que advirtió “no es un debate, no es cuestión de preguntas y respuestas entre los vecinos y los concejales, sino escuchar a los vecinos en cuanto a algunas inquietudes que puedan surgir”. A medida que los testimonios se desplegaron, se hizo evidente la mala calidad del servicio: los filtros domiciliarios se tapan, el olor es insoportable, y algunos damnificados padecen problemas gastrointestinales.

Tanto la Municipalidad de Embalse (dueña del servicio) como la Cooperativa Embalse (prestadora del mismo) defienden la calidad del agua con los análisis del laboratorio Alimento Seguro, que la misma Cooperativa contrató. Prestación y control al mismo tiempo, jueces y parte, igual que al comienzo de la crisis del agua en 2014. En dicha oportunidad mintieron sobre la calidad del agua ¿Por qué tenemos que creerles ahora?

La Cooperativa Embalse tiene un déficit crónico (el ejercicio 2015 arrojó una pérdida de $ 2.398.408,89; el 2016 de $ 3.450.772,75; y el 2017 de $ 2.879.541,90), y una historia repleta de desfalcos que terminan pagando sus socios con servicios costosos y de mala calidad. En la factura de electricidad incluye tasas municipales (en electricidad, recolección de residuos y cloacas), pero hay un servicio que cobra mucho más barato que el agua: el de postación, que la empresa ITC recibe de manera gratuita, sin que nadie se rasgue las vestiduras.

No es por falta de plata
Como toda problemática ambiental, hablar del agua de Embalse es abordar la complejidad, deberíamos considerar el deterioro del lago, o el complejo marco jurisdiccional en el que se presta el servicio. Como el espacio de un artículo periodístico no alcanza para un análisis tan completo, le propongo al lector un recorrido por la documentación relacionada con el agua de Embalse de la última década. Así veremos que, contrariamente a lo que se piensa, el problema del agua no está originado en la falta de recursos, y fue usado para que unos pocos se enriquezcan con el sufrimiento ajeno.

A poco de asumir Federico Alesandri, la Municipalidad de Embalse suscribió un convenio para mejoras en “la prestación de energía eléctrica y agua potable”, con la Secretaría de Energía de la Nación, Nucleoeléctrica Argentina SA, la Secretaría de Turismo de la Nación, la ex DiPAS, y la Cooperativa Embalse que manifestó “los serios problemas de abastecimiento de energía eléctrica y en el sistema de agua potable de la Unidad Turística Embalse”. La empresa Conectar SRL fue adjudicada mediante la licitación pública N.º 8053. El lector puede hacer clic aquí para acceder al citado convenio, y en la última página encontrará el recibido de conformidad de las obras tanto del intendente Alesandri como de los representantes de todas las intituciones mencionadas, con fecha 30 de marzo de 2009. Nucleoeléctrica informó que el monto del convenio fue de 1.300.000 mil dólares, en el Estudio de Impacto Ambiental de la Extensión de Vida de la Central Nuclear Embalse, página 180.

Transcurridos unos pocos años, el Ministerio de Turismo de la Nación comenzó a reportar deficiencias en la planta del Mirador, ubicada en la Unidad Turística Embalse, tales como la falta de provisión de bombas impulsoras, falta de limpieza del tanque elevado, y otras que evidencian el abandono de las instalaciones y llevan a preguntar ¿En qué se invirtieron los fondos del citado convenio?

Desde 2014 la Municipalidad de Embalse percibe de Nucleoeléctrica Argentina SA la denominada “Tasa por Servicios de Protección Ambiental y Control Bromatológico”, que en dicho año fue de $ 7.000.000; en 2015 de $ 7.350.000; en 2016 de $ 9.500.000; en 2017 de $ 13.500.000; y para 2018 están presupuestados $ 15.000.000. Estos importantes montos, que podrían hacer de Embalse una localidad modelo en materia ambiental, se diluyen en el presupuesto Municipal. Todos los años un contador explica el presupuesto con una presentación Power Point, pero el manejo final de las sumas dinerarias por parte de los funcionarios municipales está lleno de defectos y obscuridades, el Tribunal de Cuentas casi no se reune, y la oposición tampoco lo exige.

El 12 de enero de 2015, el intendente Alesandri suscribió otro convenio, esta vez con el ministro de Agua, Ambiente y Servicios Públicos provincial, ingeniero Fabián López, para la ejecución de la obra “Nueva red de agua B° Casitas”, que consistió fundamentalmente en la instalación de 4.836,5 metros de cañerías. La Provincia aportó $ 3.234.255,40. Detrás de esta obra hay un interés inmobiliario, ya que una propiedad aumenta su valor con la mejora en los servicios. Y unos años antes la Provincia había donado gratuitamente propiedades que pertenecían a la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC), con destino a la vivienda familiar, única y permanente, a favor de personas cercanas a los funcionarios locales.

En octubre de 2015 el secretario de Servicios Públicos Provincial, ingeniero Alberto Bresciano, anunció la instalación de un filtro rápido en la Planta Cooperativa y otro en el Mirador. Ambos filtros son usados reacondicionados (tienen más de 50 años), su traslado, instalación y mantos filtrantes corrieron por cuenta de la Provincia con un costo aproximado de $ 2.000.000.

Sobre la obra “Reacondicionamiento y mejoras de las plantas potabilizadoras de agua existentes en barrio Casitas, el Mirador y Centro” los carteles dispersos por la localidad indican un monto de $ 21.380.752,76 provenientes del Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos. Siendo adjudicada la empresa EMELEC SRL. Las mejoras consistieron en la incorporación de la etapa de decantación en las 3 plantas. Con todo lo hecho seguimos lejos de lo pactado en el convenio firmado a fines de 2014, cuya cláusula tercera, inciso 2, habla de un plan integral que incluye “estudios geoelógicos y geoeléctricos de campo para evaluación de potenciales fuentes de abastecimiento de agua subterránea en la región de Embalse”; como así también el inciso 4 indica mejoras en la captación del barrio Casitas que hasta ahora no se concretaron. En este barrio persiste un problema fundamental: la vieja toma está “de adorno”, dejó de funcionar en el siglo pasado. El barrio se abastece de una toma directa en la conducción que ingresa a las turbinas generadoras de la usina, un lugar muy desfavorable donde el olor del agua del lago fue noticia este verano.

Cuando el intendente habla del trabajo mancomunado entre Municipio, Provincia y Cooperativa, no se puede soslayar que en 2014 la Provincia intentó abandonar las instalaciones de agua que tiene a su cargo en Embalse. Lo que derivó en una causa Judicial, autos caratulados "Ministerio de Turismo de la Nación c/ Municipalidad de Embalse y otro s/ medida cautelar, Expte. FCB 41514/2014", que identificó los responsables del servicio: la Municipalidad y la Provincia. El Juez Federal Carlos Arturo Ochoa incluyó un párrafo memorable: "El derecho al agua debe ser cumplido por los obligados sin dilaciones y si bien es cierto que el acceso al agua requiere de una política estatal en la materia que establezca y construya sistemas de suministro, no por ello, mientras tales políticas son definidas y las obras son implementadas, el servicio puede ser relagado u obviado, toda vez que el agua es esencial para la vida".

1 comentario: