domingo, 4 de junio de 2017

Exelon anuncia el cierre de la central nuclear de Three Mile Island


por Ad Crable

Después de perder 800 millones de dólares en los últimos 5 años, los propietarios de la planta nuclear de Three Mile Island (TMI) dicen que tienen que detener el sangrado y cerrarán la instalación de 43 años a fines de septiembre de 2019 sin que el gobierno estatal o federal puedan entrar en acción para rescatar la energía nuclear.

Los 675 empleados de la planta del condado de Dauphin fueron notificados de la acción en semanas recientes. Unos 202 viven en el condado de Lancaster, más que en cualquier otro condado.

La bipartidista alianza de la Energía Nuclear, conformada por el senador estatal Ryan Aument, de Landisville, para investigar maneras de mantener la energía nuclear en los negocios, calificó el cierre como posible prueba de que “hay serios y consecuentes problemas subyacentes en el sector energético de Pennsylvania."

La alianza dijo que el cierre prematuro significaría una pérdida significativa de empleos que sustentan familias, energía limpia de alta capacidad y los muchos beneficios económicos directos e indirectos que rodean la producción de electricidad de una planta de energía nuclear.

Otros fueron menos simpáticos.

"Si no pueden producir, déjen que cierren. Usar los fondos de los contribuyentes para apoyarlos sería tan ridículo como apoyar algo tan anticuado como la industria del carbón", comentó en facebook Steven Laskoske, de Lancaster.

Añadió Nathaniel Torres de Lancaster, también comentando sobre el posible cierre, "Bueno. Se debe permitir que un gran negocio fracase como cualquier otro negocio".

Aunque era bien sabido que la planta nuclear más icónica del país estaba en apuros financieros, todavía sorprende el anuncio de un potencial cierre prematuro.

Hace sólo 8 años, TMI había pedido con éxito al gobierno federal que ampliara su licencia de operación para operar hasta el 2034.

"Hace años, si nos hubieran dicho que Three Mile Island cerraría en 2019, no lo habríamos creído", dijo el ex alcalde de Lancaster, Arthur E. Morris. Morris durante muchos años encabezó un panel consultivo de ciudadanos sobre la limpieza posterior de la Unidad 1, y si además debería reiniciarse.

Morris, aclarando que nunca se opuso a la energía nuclear, dijo que hay una parte de él que le gustaría ver TMI en funcionamiento. "En algún momento, podemos lamentar la pérdida de un activo en esta área", dijo.

Pero rápidamente añadió que la escena energética está cambiando tan rápido que no hay una respuesta clara. Y dijo que ningún dinero de los contribuyentes debería ser usado para apuntalar la energía nuclear.

El gobernador Tom Wolf, que vive cerca de TMI, dijo a través de su portavoz J.J. Abbott dijo que Pennsylvania necesita un sector energético diverso y que "espera con interés la participación de la Asamblea General en cuanto a qué dirección va a adoptar Pennsylvania en lo que respecta a su sector energético, incluido el futuro de la energía nuclear".

Después del cierre por 6 años debido a la fusión parcial de su reactor gemelo en 1979, la Unidad 1 de TMI superó un estigma nacional para reanudar su funcionamiento en 1985. Estableciendo varios récords mundiales de eficiencia operativa.

"Hoy es un día difícil, no solo para los 675 talentosos hombres y mujeres que se han dedicado a operar Three Mile Island de manera segura y confiable todos los días, sino también para sus familias, comunidades y clientes que dependen de esta planta para producir energía limpia y apoyar los trabajos locales", dijo Chris Crane, presidente y CEO de la Exelon con sede en Chicago.

¿TMI puede ser rescatada?
En una entrevista con LNP, David Fein, vicepresidente de asuntos gubernamentales de Exelon, dijo que era "cautelosamente optimista", ya sea que los legisladores estatales o PJM, los administradores regionales de energía, o la Comisión Federal de Regulación de Energía puedan tomar medidas para permitir que las plantas nucleares en Pensilvania sigan operando.

El cierre de septiembre de 2019 coincide con la próxima interrupción del reabastecimiento de la planta cuando se necesite cargar combustible nuevo de uranio para la generación de electricidad.

Mientras Exelon dijo que perseguirá obstinadamente las maneras de mantener a TMI a flote, señaló que estaba tomando inmediatas medidas para comenzar a cerrar la planta.

"Esto no es un farol, esto está ocurriendo, estamos deteniendo todas las inversiones de capital", dijo Dave Marcheskie Jr., portavoz de Exelon en TMI.

Una buena parte del comunicado de prensa de Exelon trata de encasillar a la energía nuclear como una fuente de energía "limpia" e importante engranaje en la economía de Pennsylvania, y así el estado debería encontrar una manera de hacer viable la energía nuclear y sus 5 plantas en la Commonwealth.

"Sin una reforma política, la pérdida de las centrales nucleares de Pennsylvania aumentaría la contaminación del aire, comprometería la resiliencia de la red eléctrica, elevaría los precios de la energía para los consumidores, eliminaría miles de empleos locales bien remunerados y debilitaría la economía del estado".

Exelon criticó al estado por no incluir a la energía nuclear en la Alternative Energy Portfolio Standard (Cartera Modelo de Energías Alternativas) del estado que requiere que los servicios públicos usen fuentes "limpias" tales como energía solar, eólica e hidroeléctrica.

La modificación de esta cartera sería una solución potencial a la problemática situación financiera de la energía nuclear, dijo Exelon.

O, la legislatura podría dar créditos a la energía nuclear para no producir contaminación climática, dijo Exelon, señalando que el enfoque ha sido adoptado recientemente por los legisladores en Illinois y los reguladores estatales de servicios públicos en Nueva York. Ambas acciones están siendo apeladas ante un tribunal federal.

Exelon dijo que estaba comprometido a trabajar con "las partes interesadas para encontrar la mejor solución para Pennsylvania".

Una de ellos es la alianza de la Energía Nuclear. Con alrededor de 75 legisladores, dice que quiere mantener la energía nuclear en Pennsylvania en la matriz energética, pero aún no ha propuesto ninguna legislación o soluciones.

La energía nuclear ha sido duramente golpeada por las abundantes centrales de gas natural, que funcionan con una energía más barata y son más baratas de operar. También ha desempeñado un papel la conservación y la reducción de la demanda de electricidad.

TMI está especialmente obstaculizada en el actual mercado de la energía porque sólo ha tenido una unidad en funcionamiento desde que la Unidad 2 quedó fuera de servicio después del infame accidente con fusión parcial en 1979.


Durante tres años consecutivos, TMI no ha podido vender nada en el maercado energético clave que bloqueó las ventas un año tras otro. La energía fue vendida en varias otras subastas y compras en el mercado.

TMI no es la única planta nuclear en el estado en problemas. FirstEnergy Corp. dijo que podría decidir el próximo año vender o cerrar sus 3 plantas nucleares, incluyendo Beaver Valley en Pennsylvania. La legislatura de Ohio recientemente se negó a rescatar dos plantas que FirstEnergy tiene allí.

Pero cualquier ayuda a la energía nuclear está recibiendo el retroceso de un inusual unión de aquellos contrarios a la energía nuclear y otros productores de energía.

Eric Epstein, del grupo antinuclear TMI Alert de Harrisburg, señala que la industria nuclear recibió importantes subsidios en los años noventa como parte de la desregulación de servicios públicos.

Dijo que el mercado debe determinar quién sobrevive en la cambiante escena energética.

Mientras Exelon afirma que la ausencia de electricidad generada por las centrales nucleares en Pensilvania terminaría aumentando los costos de la electricidad, un estudio reciente de PJM encontró que habría una amplia capacidad disponible sin la participación nuclear.

Fuente:

Ad Crable, Exelon anuncia cierre de la planta nuclear de Three Mile Island, 30/05/17, La Voz de Lancaster.

No hay comentarios:

Publicar un comentario