viernes, 28 de abril de 2017

Audiencia récord para debatir el nuevo puente del lago San Roque

Empezó en Carlos Paz. Hay más de 500 inscriptos por lo que podría demandar tres días.

Se inició este viernes en el auditorio de la Municipalidad de Villa Carlos Paz la audiencia pública ambiental que marca un récord: desde que hace tres años la ley provincial exisge esta instancia antes de autorizar proyectos, es la que más oradores registra como inscriptos: más de 500.

El tema en debate es el proyecto de la Provincia para la construcción de un nuevo puente sobre el lago San Roque, por la Variante Costa Azul, junto a un tramo de autovía que agilizaría el tráfico en el sur de Punilla.

Ante tal cantidad de oradores, se estima que durará tres días.

Saltó a la vista desde un principio la división de opiniones y posturas entre los intendentes y jefes comunales del Valle de Punilla, que están a favor de la obra, y los grupos ambientalistas y sectores de vecinos que se oponen a la manera en que se encaró.

El intendente de La Falda, el radical Eduardo Arduh, fue uno de los que manifestó su opinón a favor del proyecto. "El supuesto daño ecológico se va a remediar con la ayuda de la Provincia y de todos los intendentes de la Comunidad Regional Punilla", dijo, tras marcar que esta vía hará más seguro y ágil el tránsito en la región.

El intendente de Huerta Grande, Matías Montoto, sostuvo: "Venimos a apoyar esta gran obra y celebro estos momentos de audiencia pública en que cada uno puede venir y decir lo que piensa. El proyecto tiene muchos beneficios para el turismo y hay que tratar de que sea con el menor impacto posible".

Otro que habló entre los primeros del día fue el defensor del Pueblo adjunto de la Provincia, Hugo Pozzi, quien sostuvo que el plan de gestión ambiental "detalla en forma clara y concisa las acciones a seguir en cuanto a preservación, recomposición y mitigación de los pasivos ambientales que pudieran ocasionarse en el transcurso de la obra".

Y aseveró que es necesario considerar por un lado los pasivos representados por el impacto sobre la flora y la fauna, y por otro lado los activos que se generarían al disminuir la concentración de dióxido de carbono y otros gases producidos por los vehículos que deben transitar a baja velocidad en momentos de congestión.

Del otro lado, Manuel Lagleise, vecino de Cosquín, afirmó: "No creo que ningún ambientalista vaya estar en desacuerdo con algo que sea progreso para la población. Pero 1300 millones de pesos para un primer tramo de esta obra, con un lago podrido como está, no estoy de acuerdo".

Grupos ambientalistas adelantaron que cuestionarían aspectos como el desmonte de bosque nativo que implicaría, entre otros puntos.

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario